viernes, 14 de mayo de 2010

LA FUERZA EN LOS NIÑOS







El riesgo de lesiones debido al entrenamiento con sobrecarga en niños es muy bajo, por el contrario es una medida de prevención para la protección articular. Sin embargo el abordaje metodológico debe ser muy cuidadoso.
“El incremento de la fuerza en los preadolescentes, es debido a factores neurológicos como:
· La mejora de la coordinación motora y la destreza.
· El aumento de unidades motoras activadas y otras adaptaciones neurológicas no determinadas.
“Nuevas informaciones confirman que los programas de musculación diseñados para niños viables, siempre que los mismos sean conducidos y supervisados por docentes competentes, capacitados para trabajar específicamente con niños”.

LA MUSCULACION Y EL DESARROLLO INFANTIL
La pregunta es la siguiente: ¿pueden los niños, púberes y adolescentes levantar pesas?
Se parte del erróneo concepto de que las pesas son sinónimo de fuerza muscular máxima.
Sin embargo, en las plazas o lugares de recreo deportivos, los niños efectúan cargas en los límites de la mayor intensidad con las argollas, las sogas para trepar y utilizando su propio peso corporal, pero sin la utilización de pesas.
Con las pesas se puede despegar no solamente fuerza máxima, sino también desarrollar otras capacidades, determinadas las mismas en forma sutil e individual.
Obviamente con los pequeños, los púberes y adolescentes, no debemos trabajar para la búsqueda estricta de fuerza máxima, no debemos trabajar o recargar su sistema osteomioarticular con cargas que incidan negativamente sobre su desarrollo, sea con o sin pesas.
Ello no quita que los niños, púberes y adolescentes no puedan levantar pesas, siempre que el nivel de exigencia este muy por debajo de la máxima capacidad y cuyo fin consista en:

APUNTALAR SU DESARROLLO SOMATOFUNCIONAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada